El análisis sobre el primer episodio que pudimos ver en clase de la peculiar serie de televisión británica, El Himno Nacional, tuvo una fuerte repercusión sobre las sociedades donde imperan las redes sociales como Twitter o Youtube de la mano de las nuevas tecnologías.

Trata de un secuestro terrorista online en el que la raptada no es ni más ni menos que la princesa del país. La noticia será difundida por todos los medios audiovisuales posibles para que llegue a todos los habitantes ingleses de manera que nadie se quede sin conocer el suceso y los tenga a todos en vilo. En cambio, la recompensa que exige el secuestrador no tiene fines lucrativos, sino que el Primer Ministro británico deberá salir en todas las cadenas de televisión en una transmisión en directo teniendo relaciones con un cochino.

black-mirror-primera-temporada-original

En primer momento la respuesta del terrorista fue tomada en broma en el gabinete del presidente pero que en realidad no tenía otro remedio  ya que las presiones que sufría este mismo  por parte del secuestrador y de la población. No podía dejar morir a la princesa de todos por el simple hecho de defender su dignidad. Por lo que no tuvo más remedio que grabar la secuencia.

En mi opinión las redes sociales es la perfecta arma de difusión de videos de todo tipo. Si a esto le sumamos ya la violencia y el terrorismo se vuelve una herramienta poderosísima contra la sociedad. Hoy en día podemos decir lo mismo con los ataques a través de videos que sufrimos por parte del grupo terrorista el ISIS donde nos muestran sus obras para atemorizar a la población mundial de lo que son capaces de hacer. Por tanto contra estos actos vandálicos poca defensa se puede emplear. Solo nos debe despertar la conciencia de lo que puede ocasionar las redes sociales si su uso no es solo con fines recreativos. El director nos viene a contar que en los tiempos que nos ha tocado vivir, vivimos la gran mayoría demasiado influenciado por las redes sociales. Con esto no decir que todas las redes sociales sean censuradas para evitar este tipo de acontecimientos. Sino de que le debemos un buen uso y sepamos afrontar casos relacionados para no desestabilizar sociedades por medio de un individuo.

Black-Mirror

Por tanto decir que el cargo de Primer Ministro es temporal, y el de una princesa es de toda una vida. Pero ahí está el problema. Un terrorista  no puede apoderarse de los valores de una nación. No se puede ceder en ningún momento ante sus peticiones y exigencias. Aunque si no hay más remedio y lo que importa es el equilibrio popular no se le debe otorgar más valor del que tiene una vida sobre el resto. Por ser reina o princesa como es el caso, debemos evolucionar y cambiar algunas costumbres y replantear nuevas cuestiones como son las monárquicas.

En este caso el supuesto experimento no es para el gobernador en sí, sino más bien para la gente que está supuestamente en segundo plano.  El Primer ministro no tenía otra solución que ceder su postura. Pero lo que realmente tenía como objetivo el supuesto secuestrador de la princesa y presento creador de una obra artística al fin y al cabo cuando se descubrió que todo pudo ser evitado con un poco más de tiempo, era cuestionar la LIBERTAD de la gente frente al acontecimiento y si eran capaces de ver la secuencia por curiosidad por ser algo que le impusieron a través de los medios como algo digno de ver o más bien si tenían respeto por presidente y su estabilidad como nación y que voluntariamente apagaran la televisión para censurar dicho acto.

black mirror 6

Anuncios